¿Qué es la Endodoncia unirradicular?

La endodoncia unirradicular es un procedimiento dental pensado para erradicar las bacterias que se encuentran en el interior del conducto radicular infectado, con la finalidad de evitar la reinfección del diente y, finalmente, salvaguardarlo.

Para comprender en qué consiste la endodoncia unirradicular, debemos empezar por destacar que, tanto los incisivos centrales y los laterales, como los caninos, del maxilar y la mandíbula, tienden a poseer una única raíz. Ahora, los primeros y segundos premolares, pero solamente los de la mandíbula, también suelen tener una sola raíz.

El hecho es que cada una de las raíces de un diente está constituido por al menos un conducto radicular, por supuesto, algunos tienen más. Y cuanto mayor sea la cantidad de conductos radiculares de un diente, más complicado será el tratamiento, dado que los canales suelen ser más estrechos, más difíciles de ubicar y, por tanto, más difíciles de abordar que los canales que poseen un conducto radicular. 

A continuación en este artículo vamos a desgranar información clara, concisa y precisa sobre este tipo de tratamiento de conducto.

Endodoncia: ¿Cuándo es necesaria?

La endodoncia se refiere a un procedimiento dental que supone la extracción del centro blando del diente o la pulpa, que está integrada por nervios, tejido conectivo y vasos sanguíneos, permitiendo el crecimiento del diente.

Ahora, ¿cuándo es indispensable una endodoncia unirradicular? Se realiza, en general, cuando la pulpa sufre una lesión, se infecta o se inflama. Las causas más habituales de pulpa dañada son:

  • Deterioro exhaustivo dado a caries no tratadas.
  • Fractura o grieta en el diente
  • Lesión por un golpe en el diente.
  • Realización de varios procedimientos dentales en el mismo diente.

Síntomas de la pulpa dañada:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Sensación de calor en las encías

Cómo se realiza una endodoncia unirradicular

La endodoncia unirradicular se basa en la extracción de la pulpa inflamada o infectada, para limpiar el interior del diente y desinfectarlo de manera minuciosa, y finalmente, rellenar y sellar el conducto, en aras de impedir el acceso de nuevas bacterias. 

Veamos cuáles son los pasos para llevar a cabo este tipo de tratamiento con éxito:

  • Se comienza con la comprensión detallada de la morfología del diente, ya que cada uno varía de acuerdo a su tipo y su ubicación en los maxilares.
  • Previo al inicio del tratamiento, el dentista aplicará anestesia local (en la encía, cerca del diente infectado o deteriorado) y al hacer efecto, se procederá a realizar una apertura mínima en la parte superior del diente.
  • Una vez expuesta la pulpa infectada o dañada, se elimina de forma cuidadosa, a través del uso de limas, herramientas especiales para esta tarea.
  • Seguidamente se limpia y desinfecta el conducto, para luego rellenar y sellar el diente con un cemento especial y un material parecido al caucho conocido como gutapercha.
  • Por último, se rellena la apertura del diente con un material sellador de uso temporal, el cual evitará que la saliva se filtre por el interior del canal hasta que el diente se repare totalmente.

Existe la posibilidad de que se presente dolor en la encía y el diente, una vez se termine con la endodoncia unirradicular y el efecto de la anestesia pase. Eso sí, esta molestia puede aliviarse con analgésico que el dentista recetará. En caso de que el dolor persista y sea mucho mayor después del suministro del medicamento, el paciente tendrá que ponerse en contacto con el odontólogo que se encargó de llevar a cabo el procedimiento.

Cuidados y riesgos

Cuando se realiza una endodoncia unirradicular es importante evitar masticar alimentos con el diente tratado hasta que se restaure completamente, incluso, hasta que se ponga una corona.

Hay, además, algunos riesgos que podrían afectar el diente después del tratamiento: 

  • En los casos en los que el daño es muy profundo o el diente es demasiado frágil para soportar el procedimiento, se corre el riesgo de perder el diente.
  • Otro peligro es que aparezca un absceso en la raíz del diente, sobre todo cuando quedan restos del material infectado o si el tratamiento fue ineficaz.
  • Cuando una endodoncia no fue efectiva, la solución es retirar el diente, lo que podría implicar la colocación de un puente o la realización de un implante para recuperar la función y la estética bucal.
  • La duración de los resultados será proporcional de los cuidados del diente tratado.
  • Como cualquier diente que haga presencia en la cavidad bucal, los dientes endodonciados demandan buenos hábitos de higiene, incluyendo el cepillado de dientes (tres veces al día) y el uso regular del hilo dental.

Conclusiones

Ya lo sabéis, la endodoncia unirradicular se utiliza cuando los tejidos internos del diente (que tiene una sola raíz) se ven afectados por diversos tipos de traumatismos o patologías. Si estos tejidos se infectan, se dañan o se inflaman, el paciente corre el riesgo de perder el diente.

Usualmente, el tratamiento de endodoncia se utiliza cuando la pulpa del diente está inflamada o dañada de forma irreversible, quizá debido a un traumatismo, caries profunda, etc. Las bacterias actúan, de hecho, destruyendo el diente desde el esmalte externo hasta la parte interna del mismo diente.

En estos casos, el tratamiento de endodoncia, permite actuar sobre la pulpa del diente, evitando su posible extracción.

Deja un comentario

Envío Rápido

Entrega en 24-48 horas
Gratuito a partir de 90€

Máxima calidad

Garantizamos la máxima calidad en todos los productos

Atención al cliente

Asesoramiento personalizado telefónico

Profesionalidad

Equipo profesional con años de experiencia en el sector