Tipos de Fresas dentales:¿Para qué sirve cada una?

Las fresas dentales son herramientas indispensables para casi todos los tratamientos y procedimientos odontológicos. Se utilizan para cortar, pulir y tallar tejidos tanto duros como blandos, ayudando así a que las intervenciones sean más precisas y eficientes. 

Por lo general, están hechas de arena de diamante o de carburo de tungsteno. Existen diferentes tipos de fresas dentales y la popularidad de estos instrumentos se ha disparado  gracias a que están reduciendo el número de infecciones en los pacientes, todo al menor coste.

En otras palabras; no solo aportan un manejo más confortable, sino que están permitiendo que las clínicas dentales ahorren dinero en las intervenciones. Pero, ¿cuántos tipos de fresas dentales existen? Hay una gran variedad, motivo por el cual se clasifican según ciertas características.

Tipos de Fresas dentales: ¿cómo se clasifican?

Si algo debemos tener muy claro es que no todas las frases dentales son iguales, ya que cada una de ellas se adapta a diferentes necesidades. Aun así, todas ellas están conformadas por tres partes: la parte activa, el cuello y el vástago. Sigue leyendo y descubrirás cómo las podemos clasificar.

Fresas dentales

Según el material

Es muy común  dividir estas herramientas según el material del que están fabricados, entre ellas destacan:

  • Diamante: Las fresas dentales de diamante brindan una excelente calidad y precisión ya que su parte activa está formada por varias capas de polvo de diamante que se realizan mediante técnicas de galvanizado. La numeración de estas herramientas es ISO 806.
  • Carburo de Tungsteno: Llegaron para reemplazar a las antiguas fresas de acero y están formadas por una aleación innovadora que hace posible optimizar el trabajo, potenciando las propiedades físicas de la herramienta. Su numeración es ISO 500.

Según el instrumental rotatorio

Los tipos de fresas dentales también se pueden clasificar de acuerdo al tipo de instrumento rotatorio mediante el cual se van a usar:

  • Pieza de mano o Hand Piece: Son las fresas más grandes que se usan en los centros odontológicos. Están dotadas de un vástago de  2.35mm de diámetro y trabajan a velocidades bajas.
  • Contra ángulo o Right Angle: El tamaño de estos instrumentos es intermedio y se utilizan con contra-ángulos dentales que trabajan a velocidades bajas o medias. En su extremo siempre hay una muesca que las fija en la cabeza y el diámetro de su vástago suele ser de 2.35mm.
  • Turbina o Friction Grip: Se trata de las fresas más pequeñas y se usan con turbinas dentales que funcionan a gran velocidad. Normalmente, el diámetro del vástago de estos instrumentos es de 1.6mm y presentan un extremo libre.

Según su forma

Se considera la clasificación más precisa a la hora de distinguir los diferentes tipos de fresas dentales. Basándonos en la normativa ISO, cada numeración corresponde a distintas formas de la parte activa.

Fresas dentales de diamante:

  • Los tipos del 001 al 140: Abarcan aquellas fresas de diamante que tienen una punta redonda, ya sean con forma cilíndrica, romboidal o completamente redonda.
  • Los tipos del 141 al199: Son más puntiagudos, pero es posible encontrarlos en múltiples formas de acuerdo a las necesidades del dentista.
  • Los tipos del 210 en adelante: Se caracterizan por ostentar partes activas muy distintas y destacan por ser realmente útiles en cualquier intervención odontológica.
Dentista con una fresa dental

Fresas dentales de tungsteno:

Las fresas dentales elaboradas con tungsteno también se clasifican en función de su forma, cuya numeración ISO va desde el 001 al 698. Para distinguirlos hay que ver el número de filos que posee la fresa.

Por supuesto, la cantidad de filos responde a las necesidades del odontólogo durante el tratamiento. 

Según el diámetro de la parte activa

Las fresas también se pueden clasificar en función del diámetro de la parte activa. La mayoría de las formas comentadas anteriormente, pueden encontrarse en diferentes diámetros.

Por ejemplo, la fresa de bola (que es una de las más comunes), parte del diámetro 008 que es el más pequeño y se utiliza para limpiar puntos de caries y llega hasta diámetros de 035, que suelen emplearse en cirugías dentales.

Según su granulometría

La primera impresión que se tiene cuando se echa un vistazo a la variedad de fresas dentales que existen, es que muchas de ellas tienen la misma forma , pero aún así no son iguales porque se diferencian en el grosor del grano del polvo de diamante.

A través de la numeración ISO, se le atribuyó un color diferente a cada grosor:

  • Amarillo: grano superfino (40 micras como máximo).
  • Rojo: grano fino (63 micras como máximo).
  • Azul: grano medio (106 micras cómo máximo).
  • Verde: grano grueso (150 micras como máximo).
  • Negro: grano muy grueso (180 micras como máximo).

Conclusiones

La razón por la que existen distintos tipos de fresas dentales con múltiples formas, tamaños y granos es para que el odontólogo pueda elegir la que se adapta mejor a sus necesidades en cada momento.

Lo más positivo de esta variedad de fresas dentales es que permite personalizar el tratamiento de cada paciente, mejorando así su experiencia en la clínica dental. Más que una moda, las fresas dentales son un clásico en el mundo de la odontología.

Deja un comentario

Envío Rápido

Entrega en 24-48 horas
Gratuito a partir de 90€

Máxima calidad

Garantizamos la máxima calidad en todos los productos

Atención al cliente

Asesoramiento personalizado telefónico

Profesionalidad

Equipo profesional con años de experiencia en el sector