Tipos de Cementos dentales: Para qué sirve cada uno

En el mundo de la odontología, los cementos dentales se usan comúnmente para realizar restauraciones temporales o permanentes. Se trata de compuestos químicos que unen dos superficies haciendo que el diente y el material de reconstrucción parezcan una sola pieza.

Dichos cementos tienen múltiples usos y pueden estar formados por diferentes compuestos. De hecho, todos los tipos de cementos dentales deben reunir una serie de características para que la aplicación sea longeva y cómoda.

Y, ¿cuáles son estas características? Pues tienen que ser resistentes a la descomposición y a la presión realizada cuando se mastica. Además, no deben irritar la pulpa y tienen que proporcionar un sellado seguro para crear una fuerte unión entre el diente y el material.

Tipos de cementos dentales

Los odontólogos suelen elegir entre diferentes tipos de cementos dentales en función del procedimiento que tengan que realizar. Hacer una elección adecuada es determinante para conseguir excelentes resultados.

Algunos de estos compuestos químicos se han usado durante mucho tiempo, mientras que otros se han introducido en el mercado hace poco. En este post hemos elaborado una lista con los cementos más comunes que se aplican en la odontología moderna.

Cemento de fosfato de Zinc

Es uno de los cementos dentales con más trayectoria en el campo de la odontología, ya que se utiliza desde hace más de un siglo.

Y es que el fosfato de zinc es un sistema de cementado de alta resistencia y de baja solubilidad, sin mencionar que es económico, radiopaco y fácil de manipular y mezclar.

También debemos destacar su compatibilidad con todos los materiales de restauración y que es muy fácil de limpiar porque permite retirar los excesos con facilidad.  

Sin embargo, sus desventajas no pasan desapercibidas, como el hecho de que ofrece una adhesión relativamente baja a la estructura dental. Además, su característica más negativa es que suele causar pulpitis por su naturaleza irritante, lo que se traduce en una mayor sensibilidad ante los cambios de temperatura.

dentista utilizando un tipo de cemento dental

Cemento de policarboxilato

El cemento de policarboxilato es conocido por ser el primer agente cementante en ofrecer una calidad adhesiva capaz de unirse con solidez a la estructura dentaria. Se diferencia del óxido de zinc por aportar una mayor fuerza de tracción y una mejor potencia de compresión.

Su componente líquido es ácido poliacrílico que gracias a su alto peso molecular evita la sensibilidad pulpar. ¿Por qué? Porque sus moléculas son grandes y no tienen la capacidad de atravesar el espacio peritubular, asumiendo el rol de selladores.

En otras palabras; es uno de esos tipos de cementos dentales que no tiende a causar pulpitis y que se adhiere fuertemente a la estructura del diente.

Aun así, no todo es color rosa, ya que el cemento de policarboxilato no es fácil de limpiar y suele sufrir cambios de viscosidad al mezclarse. Por tanto, la manipulación y el control de este material no son para nada sencillos.

Cemento de Ionómero de Vidrio

Dado a sus ventajas, el cemento de Ionómero de Vidrio es uno de los sistemas de cementado más codiciados en el mercado dental. Su adhesión al esmalte y a la dentina es muy eficiente y, además, el hecho de que libere flúor le otorga un valor añadido.

A diferencia de otros tipos de cementos dentales, se pretendía utilizar el ionómero de vidrio para restauraciones estéticas, sobre todo para cavidades de clase III y V. Sin embargo, su capacidad adhesiva y su efectividad para la prevención de caries, extendió su uso.

Hoy en día se usa como un cemento dental polifacético con el que se pueden realizar reconstrucciones de muñones, sellados de surcos o fisuras, restauraciones inmediatas y mucho más.

Por sorpresa, sus ventajas suponen algunas limitaciones sustanciales como que pueden absorber agua durante el fraguado, haciendo que las características físicas cambien. Y no solo eso, también pueden llegar a irritar los tejidos pulpares por su carácter ácido.

Cemento de Ionómero de Vidrio reforzado con resina

Se viene usando desde hace muchos años y aporta una serie de beneficios que son muy valorados por los dentistas. Los cementos de Ionómero de Vidrio reforzados con resina son fáciles de mezclar y limpiar, incluso una de sus características más destacada es que ofrecen una gran estabilidad durante mucho tiempo.     

Entre los tipos de cementos dentales, éstos también tienen un buen potencial de liberación de fluoruro y su manipulación no es complicada. Pero, no están lejos de inducir una pulpitis por su carácter ácido y, además, suelen ser sensibles a la humedad.

De no ser por estos aspectos negativos, podríamos decir que el cemento de Ionómero de Vidrio con resina sería perfecto.

Brackets con cemento dental

Cemento de resina

Los cementos de resina se utilizan principalmente con el propósito de obtener una elevada adhesión al diente. Suelen usarse para realizar cementaciones de coronas y puentes o para la colocación de brackets de ortodoncia.

Su nivel de resistencia compresiva es superior a los cementos anteriormente mencionados. De hecho, ofrece una resistencia a la tracción dos veces mayor a la habitual en los cementos de fosfato de zinc y de ionómero de vidrio. Y para completar, aportan mucha más estabilidad frente a un eventual cambio en la presión ambiental.

En fin, ¿podríamos catalogarlos como la maravilla entre los  diferentes tipos de cementos dentales? Más o menos, ya que además son perfectos para el medio bucal y se pueden conseguir en varios colores. Sin embargo, la única pega es que sus excesos no son fáciles de retirar y no son económicos.

Conclusiones

Al final, todos los tipos de cementos dentales ofrecen una variedad de beneficios diferentes, sin embargo, la mayoría presentan ciertas limitaciones sustanciales o características negativas, por lo que el cemento dental perfecto no existe actualmente. Aun así, hay que tener en cuenta que cada cemento cumple con ciertas funciones y que todos de ellos pueden presentar diferentes propiedades si se usan correctamente.

Deja un comentario

Envío Rápido

Entrega en 24-48 horas
Gratuito a partir de 90€

Máxima calidad

Garantizamos la máxima calidad en todos los productos

Atención al cliente

Asesoramiento personalizado telefónico

Profesionalidad

Equipo profesional con años de experiencia en el sector